martes, 21 octubre 2014

Drogas Duras y Blancas

E-mail

 

Los términos drogas duras y drogas blandas, son una clasificación arbitraria que actualmente, está en desuso en todos los campos relacionados con estas sustancias. En su origen, pretendieron servir para distinguir las drogas altamente adictivas que producen daños serios a la salud duras, de las poco adictivas o no adictivas que no presentan un riesgo grave para quien las consume (blandas). Actualmente, las clasificaciones que se siguen para estas sustancias se basan en sus efectos farmacológicos, en su tipo legal, en escalas sobre adicción o en otras razones más cercanas a la razón científica.


ImageDuras
La cocaína, las anfetaminas, y los opioides como la heroína y la morfina son comúnmente descritos como duras. Aunque esto no ha sido siempre así, sino que ha sido bastante dependiente de cada época y contexto. De hecho la anfetamina no se consideraba dura y era además un medicamento de prescripción legal para diferentes usos. De acuerdo, a investigadores hay evidencia médica que indica que el alcohol y la nicotina, los cuales son legales en la mayoría de los países, deberían ser etiquetados como duras ya que ambos son adictivos, asociados con índices de mortalidad elevados, y causan un mayor daño al organismo que otras ilegales.


Los mal llamados, alucinógenos son muchas veces considerados duras, aunque no sean adictivos ni provoquen casos de muerte o toxicidad grave en sus usuarios. Según la OMS, no deberían ser considerados en cuanto a su aspecto adictivo, ya que puntúan por debajo de cualquier sustancia en la escala de adicción de la Organización Mundial de la Salud.


La política de Holanda y otros países europeos, incluida España, clasifica a los alucinógenos como duras aunque algunas de sus fuentes vegetales no están prohibidas si su uso es ornamental, dándose el caso de que están prohibidas como la mescalina, no lo están en sus formas no procesadas como el peyote o el San Pedro, que son los dos cactus clásicos que la contienen.


Blandas
El término blanda, es usualmente aplicado al cannabis (marihuana o hachís), porque no está relacionado con muertes, crimen o violencia entre sus consumidores y no hay evidencia de que produzca adicción física. La distinción, entre drogas duras y blandas es de suma importancia en Holanda, donde el cultivo, la venta y el consumo de cannabis gozan de tolerancia por parte de las autoridades, si bien las leyes a las que están sometidos por la firma de los convenios internacionales sobre sustancias, son los mismos que las del resto de los países europeos, y sólo cambia la forma de aplicar esa prohibición, no persiguiendo a las personas que compran, venden y poseen pequeñas cantidades de cannabis.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos